Posts

Showing posts from 2012

Barco

Estoy lejos y sabe amarga esta lejanía
sabe a las cosas tristes
que se sirven a deshoras,
al olvido a destiempo,
al deshonor ya siendo viejo
al contraste entre hermanos.

Estoy lejos y soy lejos
de mi, de los tiempos y las citas
de ti y de los nombres que nos dimos.

No me alcanza la vista
ni la memoria
nada hay que merezca atención,
esta atención desgastada
abusada en cosas fútiles
dilapidada en huecos
que fueron caras
que fueron voces donde creí reconocerme.
Nada hay
que la despierte.

La voz se centra
en mantenerme
como ancla, la voz guarda
las señas de una identidad
que llenaba de manera simple
el sentido que ahora me elude.

Hablo para mi
por eso cuido mis palabras.

Jueves cualquiera

Consecuencias. Seguir un destino que insiste en posponerse, o en sencillamente desdibujarse tanto que no se sabe si en realidad se sigue algo o llanamente caminamos como método de olvido. No voy a plantear una posibilidad más a éste deteriorado plano que tengo por vida. No acariciaré más nostalgias impertérritas. No juzgaré más los silencios que me rodean,ni les pondré etiquetas lustrosas como: "Mágico", como "Promisorio". Dejaré ser las cosas y las circunstancias y esperaré reciprocidad.

Afuera se sigue en la cuerda que el mundo nos trae, blandamente,sin demasiados sobresaltos, sin revoluciones, sin levantamientos ni armagedones. Ya le somos indiferentes a la historia, ya pasa sin nosotros.

No iré muy lejos.Se planteó una trama previa y la sigo a regañadientes,la sigo encabronado y la sigo, de cualquier modo. Que se le hace cuando el tirano dictador eres tu mismo y tus actos volviendo, maquinalmente, para fijarte un rumbo y tapiar las salidas. Soy una interm…

Ceguera selectiva

El corazón sigue a ciegas
su accidentado derrotero.

Extraviarse en la desconfianza
el viejo miedo que vive
debajo de la cama, si supiera
los monstruos estaban sobre ella
y ya se fueron
hace tanto.

Acercarse tímido
a una explosión viva de luz
a una escultura orgánica
que se cimbra de vida
y me confunde con su brillo,
torpe polilla,
basta con que cierres los ojos
que gires y te vayas.

Y sigas y sigas
como siempre
pero ésta vez,
escojas tu luz
elijas
más calidez
y menos incandescencia.

Las salas

Aún encuentro restos de mí. Si dejo de poner atención y me concentro en cualquier otra cosa, en prácticamente cualquier parte me encuentro restos míos, de ese que fui, sin serlo. Es complicado por aburrido y viceversa. Lo cierto es que, no se puede andar por ahí, incompleto. Vuelvo lo más atrás posible y espero regresar más concreto.

Sé que estás sola
sé que apenas nos separan
una, o dos palabras.

Lo que entonces, no podía saber, era que yo también estaba solo y que lo iba a estar, aún en su compañía. Era muy pronto, muy antes y yo era presa de una pasión caníbal que me consumiría deliciosamente por años. Me volqué en ella, enteramente, me filtré como Dios me daba a entender en una vida que la incluyera, a cualquier costo.

Te miro desde la melancolía
de tantos octubres
entre tanto te espero
en una silenciosa sala de espera.

Tan inocente y enamorado, porque sencillamente, no se puede ser lo uno sin lo otro. El amor era una promesa y aún lo es. La diferencia estriba en que ahora lo entiendo en s…

Noche de las noches

No es que me queje, la distribución del mundo, su aire, sus cielos y calles me son benignas. Hay manos que constantemente se tienden y me alcanzan y me dejan sentir dejos de una divinidad que se traduce en risas y miradas y un calor que tiembla entre los dedos. No puedo decir que me falte nada; la abundancia encuentra diferentes significados cuando hay música y las palabras de mis hijos la siguen. Pero entonces, cuando la duermevela separa delicada, apaciblemente mi conciencia de la realidad, comienza una letanía lúgubre; una monótona, áspera repetición de voces y gestos. Las sábanas se adhieren y enredan, los rincones de la habitación parecieran fosforecer, parecieran elevarse. Pequeñas e inútiles cosas, perdidas irremediablemente, reaparecen en mi mente, se adhieren como las sábanas, adquiriendo relevancia, importancia inmerecida. Instantes extraviados se alzan también, vampirizando mi sueño. La cama se vuelve calabozo, se vuelve una cansada butaca donde me revuelvo entre proyeccion…

Bonds

Antes del amanecer, una mano se alza sobre cúmulos y sordos murmullos
hasta alcanzar la estela de unas cejas, el dibujo tenue de un pómulo
el cielo bajo de unas pestañas.
En voz muy baja
repetir un antiquísimo credo;
llevado en diferentes lenguas
entre dolores y aliviados suspiros
desde perdidos baúles, en cartas raídas,
impreso en amarillas fotografías
aprendido y olvidado
repetido miles, miles de veces
cada vez como la primera
cada vez con fervor y desfallecimiento
cada vez entregando el alma en cada palabra.

En voz muy baja
casi suplicando, se entrega a quién no escucha
que reciba desde su lejano paradero de penumbra
un juego secreto de llaves,
contraseña maestra
párpado definitivo.

Lo que viene

Bajemos a la madrugada
discretamente, bajemos
hagámos un nudo en el hilo de luz
hagámos un trato en el alma del papel;
di que sí, poco a poco
entrégate fuera de horarios y de nociones
toda, íntegra, se mía
sabes bien que no sé que hacer contigo
y te dejaré libre
pero en la entrega, en la dulce rendición
se cifran mis esperanzas y las tuyas.
Todo pende de tu libertad,
la mía, el flujo de los ríos, los segunderos y el curso del sol
el mundo entero, el que se refleja en tus retinas
el mundo que a mí me importa
depende de tu sí
diariamente
a cuenta gotas;
tu sí atomizado y repartido en la eternidad
tu sí dosificado para salvarme
un sí que no termine y no canse
y no se rinda ni se debilite
un sí que abra y cierre
perpétuamente.

El acto redentor, el completo abandono
el olvido, tácito, de sí y y del mundo
la más total,entera,divina ofrenda.

Vértigo en los bordes.

Fuego frío.

Pero para todo esto
hay primero
que bajar juntos
todo el camino de una madrugada.
Bajémos.

Después del vino tinto

De noche apagas la luz
y el desvelo se tiende a tus pasos

Encuentras diminutas estrellas
que encienden miradas.
Elegidas palabras que te atan
y sin embargo
eres libre, llana y etérea
alta en esperanzas
satisfecha y feliz:
No hay en verdad,
tierra bajo tus pies.

Sé que no alcanzaran mis manos
sé que encontrarte,
es un discreto milagro
que acariciaré por años
aún si no me acompañas.
En tu sonrisa
he refugiado pequeños instantes
en donde sabré ocultarme
para no extraviarme en tus ausencias.

Por ahora, resguárdame
elige cubrirme con la tranquila mano
con la que guías mis tardes
y deja que el sol de esta costa
impregne indeleblemente
tu sombra en mi piel.

Volver de noche

Salir de improviso, arrastrar de manera inconsciente
años.

La esquina es una promesa. Es el jardín. Es el patíbulo.
Detrás del constante ruido de la ciudad, hay una constante.
Existes. Como amenaza.
Existes. Como gesto.

Aún en la penumbra, contra la luz de la ventana
se revuelcan los gatos del desvelo
el día se vierte suavemente, y se disipan las distancias desde las que se supone nos recordamos, se comienza, se recomienza, hay otro día y aunque sepamos y aunque duela un poco, será exactamente igual, otra vez no encontrarnos, otra vez no tenernos.
Aún si compartimos el lecho, la mesa, las mismas palabras.