Posts

Showing posts from 2011

Emoción, desde arriba

Te llevo a una distancia
vertiginosa, imposible
de la mano te llevo
y no está en tí debatirte
es tan tarde y sabes
podemos volver cuando quieras

Vienes y en el aire giran aves,
en el lujo indescifrable del tacto
te reconfortas, te animas y me alientas:
Más lejos, más rápido, más fuerte
vamos a tientas y a ciegas
con el furor del que se sabe liberado
vamos rasgando tinieblas
entre murmullos,sin detenerse
te aferras a mis brazos
y se crispan cosmos
y se hace añicos jaulas y en cada
músculo hay águilas erguidas
un roce tuyo en ésta velocidad
hace saltar gamos en la sabana
un solo roce reinventa
todas las teorías creacionistas

Vamos y el tiempo se hace nudos
el espacio se diluye en sonido
no hay cuartel, no hay tregua
ésta huida es la batalla
y en nuestros ojos se forja la luz
para dejar a oscuras el paraíso.

Vamos sabiendo
que cada momento
está muerto, salvo cuando
me permites llevarte.

Hagiografía

Encerrarse con las palabras
rodearse de ellas
apagar luces y cerrar ventanas
una a una
dejarán sus máscaras
renunciarán a su misterio
hartas del engaño superfluo.

No soy un riesgo
en mi bullen porque las dejo
dejo que se humedezcan en mi risa
dejo que crezcan y se mueran
no son mías y no soy de ellas,
existimos lado a lado
y nos pretendemos respeto.

Y es claro que me fascinan
y lo saben y se divierten
las mejores entre ellas me visitan
las grandes y oscuras
me atormentan
me dejan llevarlas en pálidos sueños
plasman sus almas en mis gestos
dejan que mis labios sigan sus contornos
y en los instantes mas altos
en el desvarío más profundo
se van
y yo aterrado largo las manos al aire
grito con voces secas
y sus nombres y sus trazos
se diluyen en balbuceos, en tristes
lejanas imitaciones de su gloria, así,
juego para distraerme con las otras,
las que se quedan por pura misericordia
y ellas y yo
nos sostenemos en pie juntos
haciendo planos existenciales,
apologías y profundos ensayos
sobre una habitación vacía
oscura y ta…

Día de muerto.

Me apoyo en una tumba y entiendo que esto que hacemos ahora, es precisamente un diálogo con la sombra, y aunque no haya respuesta aparente, eso hacemos, convocamos, en el recuerdo y ante tantos restos de ausentes, alguna forma,algún efecto debe producirse de este tanteo, esta caricia a la muerte, en otro plano, ajeno, hay respuesta.
Estoy en Barranca del Oro, y la tumba es de una mujer que ni mi padre conoció, pero que llama madre y yo he decidido acompañarlo,otra vez.
En algún lugar mencioné ya mi negativa a fotografiar lugares que visito, costumbre que ya tendría que empezar a desechar, pues hay senderos como éste donde las palabras les quedan mal. Tan arraigados en la tierra, tan atrás y abajo, tan antes del lenguaje. Hace falta pericia para traer ante los demás la imagen que influye significados.
El cementerio se mantiene entre cerros, lejos del pueblo, la vista es espléndida y por primera vez creo, pienso en el lugar donde me gustaría dejaran mi carcasa. Este panteón parece mausoleo…

Octubre 19

En el principio, había solo oscuridad
y nada
después hubo luz
y apariencias.
Ya luego, el suspiro, la música.
No esperanza
al menos consuelo.

Hay noches y dias y rutas
hay sonidos que guían
cálidos,sencillos tonos
que hacen fosforecer alegrías
en la piel cansada de la ciudad
(Ah,como he seguido rutas estando felizmente ciego,
como he desgastado mi voz en risa
como me he extraviado estando lúcidamente ebrio)
y en el descanso de la síncopa
nos vamos distribuyendo el alma
la felicidad simple,duradera
el ver reflejado en otros
el propio canto, el ánimo
y si el concreto y las prisas
confían en su dureza
yo confío en ti hermano, y ahí vamos
algo saldrá de éste descontento
algo sacaremos de no ceder
a la trampa fácil
de creer el alfabeto y la sucesión numerica continúa,
la casita en las afueras,el módico mundo.
Dijimos no y salúd,
que se venga el mundo encima,
hay música para tolerarlo.

Sirena

Tienes sabor a ciencia muerta, a sabiduría arcana, mística, revelada por símbolos que se explican en llanos, en sabanas vedadas a nuestros oídos, tan ajena, tan irremediablemente otra, tu genialidad repele, aterra. Eres sola. Eres una y en los caracoles en los que te rodeas se extinguen los alientos de quienes han creído tenerte. En tí se resumen uno a uno los hálitos de universos, tu mirada abarca edades enteras, desde tus manos se siguen destinos claros, derroteros seguros a puertos sanos,salvos.
Eres una y dentro de tí estás pura. Haz recorrido siglos en ojos hambrientos.
Eres una y quién ha dormido en tu regazo tiene fuerza de santo, le has dado visiones profundas: revelaciones, revoluciones.Historias convergentes. Tú. En tu voz se inscribe un milagro que se teje eternamente, que se desdobla en oídos que se rinden invariablemente, invalidados por una ternura que remite a la primer súplica, al llanto débil del recién nacido. Eres sola y el mundo espera en frágil inmovilidad tus paso…

Mi amor.

Lo cierto es
que esto es una zona cero
tan constante en su destrucción,
que para qué.

Un camino lleva a ruinas que conducen a ruinas y en los descansos es palpable ver que
la reconstrucción es una empresa inútil, vana, irrealizable y pretensiosa. Además, ¿Porque reconstruir lo que es hermoso así, hecho añicos, derruido, irreparablemente roto?
El húmedo viento y la tarde muriéndose ayudan a pensar que esto que ha sido tanto y que ahora; es fácil ver, es un deshecho, tiene en su historia su belleza, en las huellas su valor, en las heridas supura su gloria. Ya decantado el brío, ya agotado el potente grito, después de impresionar y mostrar su lado encantador, cuando se pone la noche y vienen cayendo las cosas, el entusiasmo, la pasión, la excitación comienzan el camino donde tienen que afrontar su fin, donde pasa todo e inexorablemente queda vacio, entonces ya, exhausto poder mirarlo, decirle: Hiciste bien, y mirarlo, mirarlo profunda, lentamente,ver como todos los años le vienen de golpe en…

Sábado

Llaves viejas
voces

Polvo que se escucha caer

Estamos, sé que estamos
apenas
lo demás son adivinanzas
juegos con sangre
devoción a trapos
sonrisa sin dientes.

¿Y lo demás?
¿Las sábanas de tu primer llanto?
¿Tu inútil palabra de rendición?
¿Que vas a hacer con esto que acumulaste por siglos, parece?
Hoy estoy fuera y hay viento
y es eso y es la ciudad abierta como llaga
y es venir para encontrarme con espejos
con largas elaboraciones verbales de esta nada que es hoy
y estoy bien.

Llueve y dejo que llueva en mí
largamente
dejo que las palabras hallen sus nidos
me ovillo sin sentidos en el lecho original
y ahí espero, sin esperarte más.

En este abismo del regreso
hay nuevos aparadores
se exhiben infecciones
afecciones, deyecciones
todas grandemente apreciadas
cotizadas, garantizadas
me paseo apreciativo
tengo
mucho tiempo y una moneda grande
que desde hace meses paseo en mis bolsillos,
la arrojo al aire
gira brillante, luego al bolso de nuevo
no sé bien que hacer con ella,
la tuve poco tiempo, hace años
ahora es mía otra v…

Alquimia de tu llegada.

Sé que vienes porque hay un silencio en las cosas,
el aire peregrina con un canto minúsculo
del que puedo entender nociones dulces ya olvidadas.

Sé que vienes porque en cada objeto se enciende una llama,
desde su nombre se ejecuta un cambio discreto
del que se puede comprender mejor su tacto, su peso, su otro lado.

Sé que vienes porque las paredes vibran como gatos,
los gatos se quedan cual paredes,
dentro de mi un lento roble emprende un crecimiento acelerado
los bordes de mi ropa fosforecen
el agua aumenta su temperatura un par de grados
flujos eléctricos atraviesan el cuarto
los vellos se erizan, se recuestan, se agitan
mis manos sudan un liquido dulce
las pinturas en los cuadros realizan imperceptibles piruetas
vienes y sé que vienes
vienes y sería imposible ignorarlo
todo te anuncia.
Así que de una vez,
llega.

Cielo

Hay que volver constantemente
hay que volver furiosamente
que en cada vuelta nos alimentemos
de nuestra propia indiferencia y el asco
que en nuestras manos se inscriban
impúdicas, las instrucciones de esta muerte
que no acaba, que tormentosa se alarga
en un exhalar infiníto
hay que alzar los ojos reventados
para seguir no viendo
y hay que seguir volviendo
hay que continúar andando
con el nudo asfixiante en la garganta
con las palabras atoradas
como flemas
como trozos podridos
de eso que no se digiere hoy, nunca
volver
arrastrarse más penosamente cada día
pero volver
afanosa, valerosamente
volver con la devoción del ignorante beato
volver con la decisión del que no sabe
no espera más fuera del ciclo que se extiende
lejos, más allá, donde ya vienen palabras
donde se explica minuciosamente
porque no, porque es mejor detenerse
porque es mejor
taparse rabiosamente los oidos
cantar a gritos
salir corriendo
para volver
hasta que se acabe el camino
hasta que se desgaste el verbo
hasta que la idea se desmorone
hasta que la d…