Posts

Showing posts from March, 2009

Amor comatoso.

Cerca de las doce llega siempre puntual,
recoge uno a uno sus pasos
dados simétrica, sigilosamente, ayer
enrolla sus mangas
espera.

Un poco después llega ella
no es joven ni vieja,
es oriental y de ahí su lejano atractivo,
ordena para los dos
sin verlo
sin cruzar palabra
nada,
luego se sienta frente a él.
El obedece la orden
dada hace años, parece,
se levanta y toma cubiertos y aderezos
y ambos esperan.

Frios, mecanicos
habituales.

Comen,
ella va al baño
él limpia la mesa.

Se va ella
poco después el.

Diariamente,
ni una sola palabra.

No hay que leer una novela de Kundera para enterarse de estos castigos que impone el amor.
Por mi parte, pienso que deberia de haber una especie de eutanasia para esto.

Me verás volver

Te dejaré por un tiempo para que olvides mi nombre,
dejaré que termines de disolverte
que tomes tus duchas de auto-absolución,
mientras yo me alejaré fumando
dejando al dia hacerse noche,
para que se haga día nuevamente.

Me quedaré silbando en lugares áridos
contaré las patas del viento
masticaré granos de arena
cobijaré mis ganas de verte,
con las memorias frescas
de cualquier cacto.

Con el canto de cualquier
desvelado gallo,
llegaré un día a tu puerta,
y vocal a vocal
me construiras del aire
un nuevo puente
para traer a todos
a escuchar mis salmos.

Tahúr

Los huesos desgastados y la mirada inflamada
de tanto no ver,
las manos álgidas, asépticas, patéticas
el rostro con la compostura habitual
del fresco cadáver,
espera tu jugada.

Anda
arriesga tus cartas,
en el arriesgado vaivén del juego
tu cabello parece un incendio apagado a patadas
tus ojos exhiben presurosos la inexperiencia
que te llevará a

Las apuestas son
la agazapada propuesta
del que se sabe superior
por pura suerte.

Un conocido desconocido

No, no es que me decida a volver por mero capricho, o que aquel lejano diálogo que nos lanzo a diferentes esquinas vaya ganando peso en mi conciencia; es definitivamente algo mas profundo y que se escapa de mi razón. No se, esa es la ultima verdad. El saber nunca pesa suficiente para cambiar las ideas, ya lo sabemos, quizás mas yo que tu.
Con todo, el camino de vuelta se tiende nuevamente, y en la mirada que me das encuentro el confort interno que requiero para generar mis movimientos. Hay un sol en tus retinas y me nutre fotosinteticamente. Así que avanzo, no es sencillo regresar a ese territorio, no es fácil reconocerme idiota y pequeño y altamente frágil, no es en absoluto halagador saberme victima, saberme un sudado receptor de culpas, un auto-mutilado, un despojo de mi mismo; pero supongo que al encontrarme de frente con mis propias pastas me adentro en un bizarro proceso de limpieza, que requiere por supuesto de un sumergirme en mierda, para poder salir nuevamente, a eso que fue,…

Hacen falta huevos

Porque aún podemos escondernos en la alcoba, digo, hacer el amor todo el día es un espléndida distracción. Ver la tele, hay algunos programas que vale la pena ver y son largos. El cine, las películas nos distraen hacia otros problemas, otras desviaciones; podemos jugar videojuegos, despedazar pixeles, dejar viudas a señoras digitales, suspendernos en una realidad de tres vidas y continues, 9..8..7..6..5..4..3..2..1.
Carajo, distraigámonos trabajando, fabriquemos, hagamos llamadas, pretendamos seriedad y profesionalismo, finjamos preocupación por el futuro mercantil, económico, hagamos juntas, formemos quinielas, riamos en los descansos.
O escribamos, hagamos blogs, relatemos nuestro triste pasado, trasmitamos nuestros gérmenes cerebrales, quejémonos, pongamos cara interesante en las fotos, cut & paste everything, comentemos, critiquemos, alabemos, la música, bla bla, laralá.

Allá afuera, no tan lejos, alguien se desangra, porque se le ocurrió salir

36 caminos

Bajar por los corredores de esas historias,
palpar como se hilvanan las esencias,
como adquiere su color cada noción
las manchas que salpican las miradas.

En cada evento
se yergue una compilación,
una antología
una lenta pirámide, de la cual
dicho evento es solo la cúspide.

Un verano, las palabras correctas
los planes, la ceremonia
el habito instalándose
una muerte estúpida
el rápido devenir
la consecuente restauración
incompleta, interrumpida
otras palabras, ahora incorrectas
una vida entera, descompuesta
antes aún de iniciarse
seguir, como requisito
y la muerte estúpida creciendo
dentro de un nuevo propagador.

Lo incompleto, lo finito
la negación, la brutal realidad
la extrema fragilidad, la bestial ignorancia
la asquerosa vergüenza
el miedo hereditario.
La llana, simple vida.

La existencia es un juego de dados,
hay una ilusión de azar
pero solo hay un número predeterminado
de posibilidades.

A un colega gringo

El casi imperceptible temblor
esa sensación de estar al borde
a cada paso
el sentir que algo está por desprenderse
que se aferra con todas sus fuerzas
y que de cualquier manera
el globo entero pende
de un delgadísimo hilo,
eso, hermano, se le llama:
incertidumbre, y no, no hay manera de eludirla,
te reconoció y te tomó en sus brazos
ahora el mundo te será un lugar extraño, ajeno
amenazante desde su lejanía,
desde otras torres se decidirá tu destino,
en otras lenguas hablaran de lo que deberá ser tu vida
y tu lo obedecerás, sin saberlo.

En la incomodidad de tu hogar
ya te esperan nuevas instrucciones,
y las acatarás pensando que tu las decidiste,
verás nuevos rostros,
rezarás nuevos credos y después
después todo te parecerá normal.

Bienvenido al tercer mundo.

Lunático

La circunferencia vibrante, blanquecina
que habita el cielo de tus noches,
no acepta el nombre de luna en las mías,
ella dice que el nombre la encierra en memorias
que no le corresponden
no la satisfacen.
Ella dice que de su firmamento bajan otras voces
otros llantos y otros coros,
dice que el amor en sus ojos es silente
pero animal, fulgurante, fulminante
casi bélico en su naturaleza agresiva
casi divino en el vaivén de la cópula;
dice que en sus ojos el amor
aún en su estado más liquido
desangra a quien lo tiene.

Ella viene y cuenta sus historias,
dice que el hombre se cansó de sentir
que hoy solo hace simulacros,
que nos escondimos y nunca nos encontramos más,
dice que en el destello de la lluvia a veces
se ve nuestra verdadera sombra,
que en la tragedia, en el ardor de un combate,
en la carcajada infantil, en la demencia
dudamos, porque nos sabemos cerca.

Fumo y la escucho paciente
ella no deja de hablar,
y sigue, hasta desprenderse del balcón

Pequeña apologia

La tristeza es hermosa cuando no se prostituye, cuando no es un medio sino un fin que no se buscó nunca. Un bello fin en el que se está inmerso sin tender a nada, sin pretender, sin buscar nada.
Cuando la tristeza esta inmóvil, estática y estoica, como la playa enteramente nublada, es cuando se rebela su intrínseca felicidad, su silenciosa anti alegria.
La tristeza es el estado de animo superior cuando se goza, cuando se agradece, cuando no es intento manso, cuando no es solamente una despreciable manera de escudarse. Una armadura blanda, un llanto lastimero.
La tristeza es el silencio continuo que no se busca eludir y ahí es donde la mirada no se desvía y adquiere el valor de la verdad mas esencial, mas primaria: la del ser abandonado frente a todos los demás abandonos.
Ahí las palabras, desde su aceptación en la inutilidad, si no claman la verdad, por lo menos la vadean, como a esa isla en la que se acepta uno finalmente naufrago, extraviado, solo.
La tristeza viene, déjala anidar felizm…

Asociación luctuosa

Las consecuencias son siempre el adecuado devenir que fraguamos desde nuestra inexperiencia, inocencia o a veces franca estupidez. Dos o tres veces a la semana el café se me antoja de cualquier otro lado que no sea alguna de mis cafeteras. Una Krups con doble jarra, capaz de preparar un expresso para matar perros y con la habilidad de arrojar vapor a temperaturas endemoniadas que espuma la leche que da gusto, ergo, tengo capuchino cuando me viene en gana, también prepara un mediano americano, nada especial. La otra es un gusto artesanal, un percolador tipo francés, ese si hace un americano delicioso. Pero como mencione antes, a veces se me antoja el derroche y hago línea en cualquier starbucks o coffee bean que esté a la mano.
Como sea, la noción de salir a conseguir un café se antoja como pretexto nada más, una escapada inocente sin mayor consecuencia donde lo que se busca es aire y la distracción natural que la calle ofrece. Nada más que no siempre es así.
Hay factores que se confabul…