Posts

Showing posts from 2015

La cuarta ventana

Pero ya no podía volver. El camino a casa era un pretexto, con el que me gustaba confundirme. Madejar la idea, hasta quitarle el sentido, para poder dejarla.
Dejarme.
Desde aquella primer tarde esa sensación no había hecho otra cosa que justificarse, afianzarse, desde otros ángulos, en casi todas las perspectivas: Dejarme. Finalmente.
Y hablo de sensación porque eso era. Es.
Pasó otras veces y volvía siempre igual.

Una sensación que sabía vestirse de pensamiento. No era una idea, no podía serlo. Una idea puede desmenuzarse, reducirse a sus principios básicos. Una idea puede romperse, negarse, condicionarse a otros factores, se puede subordinar como cualquier otra cosa, a la circunstancia.

No así una sensación.
¿Como puede existir una sensación de alegría en un condenado a muerte? Es estúpido y carece de explicación. Sin embargo, esa sensación lo impulsa a dar esos últimos pasos. Donde ninguna idea lo lograría.

Entonces, la sensación. Y divago, como si ganara tiempo. Tiempo que ya no …

Carta a un espejo

No puedo quitarte
las canciones
los nombres
los poemas
y las horas que te dí.

Dártelos fue un instante
que como el resto
como todos
ya terminaron.

No puedo recuperar ayeres,
no puedo sentarme
en un domingo muerto,
a esperarte.

Se acabaron mis horas
en las tuyas.

Ahora es
como diluirse
como un constante
irse
con cada
segundo
irse
en cada ola
irse
en la caída de las hojas
en el compás
de un piano.

Irse siempre
en todo,
desprenderme de mi
en ti, que te disuelves
en días.

Ese que tendía
su mano
para alcanzarte
cualquier cosa,
se fue contigo.

Shift

Aquí, pero lejos
aquí, pero roto
aquí, pero excentrado
aquí, pero desierto
aquí
pero fragmentado.

Aquí es una limitación
una porción de espacio
donde no habito totalmente.

Aquí es un pretexto, una argucia con la que pretendemos desentendernos del allá.
Allá es el miedo ciego. El escándalo. La horrible ausencia.

Yo estoy aquí, si, pero allá también. Tengo que estarlo, porque de otra manera ¿Como puedo explicar esta presencia parcial? ¿Como no estoy enteramente, nunca? Tengo que estar desmembrado, y partes mías deben estar allá también.
Estoy aquí y allá
quizá entonces
antes y después
y siempre.

Y nunca.
Soy una miríada de instantes.Presente en todos y ausente en todos.
Estoy siendo
constante
invariablemente.

Como una angustia fría. Congelada en el instante justo antes de la desesperación final. Una angustia muerta en la garganta, que persiste inútil y ajena. No busca resolverse, no llegará a ningún precipicio ni abrirá ninguna puerta. Muerta e inoperante, cargo con su incorrupto cadáve…

Pronuncias mar

No te necesito
ya coseré a mi tiempo
mi nombre y mis manos,
ya encontraré en la noche
otro camino a casa.

No te necesito
no quiero ya tu mano
como brújula
ni tu mirada como alivio.

No necesito tu necesidad
como lámpara en mis soledades.

Vete a casa,
deja vacante mi mirada
deja el hueco en mis manos.

Yo sabré hacer lucir, otro hoyo en el pecho.

No quiero ya tu noche
ni tu mañana ni tu esperanza.

Diste lo que diste
y siempre fue suficiente,
me diste las mentiras y los silencios
que no te pedí y no rechacé tampoco.

Me diste el hueco
palpable de una cama
y no lo reproché.

Me diste el adiós
en cada beso de buenos días.
Y cada beso lo tomé.

Me diste el temblor olvidado
el miedo entrañable,
la noche larga del resguardo
la lenta procesión del recuerdo
la complicada tarea del inventario,
de cada palabra, cada roce
me diste otra historia
que olvidar.

En esta playa
esta noche
las olas se suceden
como un evento trivial.

Ninguna tiene ya tu voz.

Abrazo al hábito

"One of this mornings,
you´re gonna rise up
singing"
Satchmo to Ella
Summertime




Se puede andar indefinidamente extraviado, también se puede mantener una rutina enfermiza, e inexplicablemente, vivir. Se puede tener una de esas profesiones de riesgo, ser fanático de la adrenalina, y se lleva una vida tolerable. Lo que no se puede hacer, es permanecer aburrido mucho tiempo. No he conocido a nadie que permanezca aburrido mucho tiempo. O se divierten o se matan, pero aburridos, no.

A mi personalmente, me funcionan muy bien mis hábitos. Es más, creo que mis hábitos me han mantenido a flote, a lo largo de la vida. Soy un cúmulo de mis hábitos, la mayoría afortunadamente, malos. Eso me da la oportunidad de ser medianamente interesante y me ayuda a tolerar esa viscosidad que le gustaba pregonar tanto a Sartre. Mis hábitos son un magnífico chaser para el trago amargo de bueno, eso.

Tengo muchos, lo presumo. Fumo, por ejemplo. Ya alguien desperdició algunas páginas tratando de expli…