Posts

Showing posts from October, 2009

Allá atrás.

Donde nos vamos dejando, cada cuando desbordámos nuestras palabras para dejar partes importantes de nuestra alma en aceras, bares, escaleras que suben a ninguna parte; hasta el amanecer nos desnudamos frente a ojos que no miran, nos desgarramos el ánimo con los filos del hambre ajena, así hemos de seguir dejándonos, así vamos a acabar como árboles muertos, como el grito que se extingue poco a poco, hasta dejar la voz sangrante.
Donde.
Donde me he repartido, quién termino con mi celo, con mis ganas. Quién guardo en su cómoda mis rabias, mi puño en alto. Quién pateó bajo la cama mis alegrias, antes que pudiera verlas, antes que las tomara y me fuera. Donde, en que noche larga se fué diluyéndo mi sangre, donde se fugaron silenciosos mis mejores años y mis sonrisas profundas y mis brazos abiertos y mis mas solemnes motivaciones. En verdad quiero saber, como fué que el séquito del gran demonio alcanzó a desarmarme, como se escaparon por los hoyos que hierven entre las horas, dejándome hueco,…

Diástole

Vengo de tus manos
vengo de la luz,
que se refleja en tu rostro
vengo del suave hábito
de evitar mi nombre
de recrear mi identidad
a la sombra de tu mirada
y ahora saber que sobre
tantas mentiras y la sangre
sobre el lenguaje de las serpientes
te alzas tú
y ya nada me faltará
nunca.

Hoy me quedo
hoy el café y el camel y la música
hoy la ardua tarea de desdoblar
desenmadejar, desterrar,
hoy pasar lo amargo, la distancia
hoy el frío.

Poco a poco
mis nieblas ceden
se aclara
un camino.
Espérame.

Mi derrotero

No sé como más nombrarte
no sé de que otra manera
llamarte
he gritado por días,
el desierto me trae ecos
viejos de tu nombre
las bestias de los cerros
caminan por veredas tatuadas
de ti, de tus palabras
no sé que más hacer.

La noche baja en círculo
yo soy su presa.

Este barreno que me taladra
ésta finísima daga
que destruye mi sonrisa,
ésta muerte lenta
que me he conjurado
van eventualmente
a terminar conmigo
voy a terminar mis dias
sentado a un lado del camino
llamándote.

Lo que queda

Acercarse al tibio
resplandor del foco
embelesarse en el destello
pensar el amanecerse en playas
en el sol desde aquella montaña
dejarse llevar a otros lugares
donde tampoco estés.

Y no es que
ya no me castre tu ausencia
no es que mis brazos
no busquen ya tu norte,
esto no indica, de ninguna manera
que el hoyo negro que quedó,
tras la muerte de nuestra estrella
deje pronto de consumirme,
es solo que estoy
sintiendo tu olvido.

Desde hace dias me ronda
la sensación vaga
de que realmente
me estás dejando,
de que a la vuelta de las esquinas
que ahora caminas
están quedando partes mías,
estás aprendiendo a despedirme
a expulsarme
a dejarme fuera
lejos.

Estás siendo fiel a tus palabras
como siempre,
vas a dejarme.

Y esto viene sin queja
y por ahora sin llanto,
me dejas porque
te lo pedí, porque
no había mas que hacer,
y acaso porque
pensé que
no podrías.

Queda entonces
alegrarme en tus posibilidades
en la magnífica mañana que te espera
en la otra vida que se amoldará
a tu nuevo rostro, a tu falda
al contorno de tus caderas
a los que s…

Empezar perdiendo I

Claudicar en un intento de cercenar la apariencia, como si extirpar una imágen cambiara en algo el rotundo silencio con el que nos recibe el mundo cada mañana. Somos una plaga. Una inconsecuente especie de la que no quedará más memoria que nuestra tendencia a destruirnos sistemática, minuciosamente, desde dentro, desde atrás, desde siempre.
En en elevador, dos hombres presionan los botones que los acercaran a diferentes versiones de sus respectivos futuros; no saben y precisamente en su inocencia se resguarda su redención.
¿Como desactivar la programación genética, química, social incluso?
¿Hasta cuando soportará nuestro demiurgo esta patética actuación, donde nos empeñamos por ser, lo que sea que pensamos ser, mientras aniquilamos en el proceso todo vínculo, todo trazo que nos unía a una creación cada día mas ajena, cada día mas extraña?
Saben que el elevador los llevará al piso del edificio donde encontraran, piensan, soluciones a sus vicisitudes, a sus personales atollos. Se envuelven …

Either one

Inclinar la cabeza,
el gesto cotidiano
aunque la mirada
se clave indolente
justamente
donde duele.

Tengo un enemigo.
Y lo digo sin orgullo,
aunque claro
quién podría llamarse
pleno sin ser, vagamente
ligeramente odiado.

Tengo un enemigo
y en sus ojos muero
de mil terribles maneras
y veo casi mis muertes
brincar jubilosas en
sus córneas inflamadas.

Al pasar frente a mi,
se encoge ante mi risa
sus hombros se tensan
sus puños se crispan
y mientras hago
el preciso inventario
de sus reacciones
y juego con su ira
me maravillo:
¡En verdad me odia!

Digo, no es orgullo,claro
es más bien un azar interesante,
un tiro de dados diferente
en la gama monótona
en el insípido volver de los dias
puede llegar algo nuevo,
un tablón ensangrentado
una botella para destapar venas
la pistola finalmente utilizada
las manos fatigadas,
deshaciéndose
de un frío cuello.

Y será casi una lástima
que él o yo
nos quedemos
sin quien odiar.

Escuchando tumbas

Hay algo que tiembla
en el fondo de la canción,
desde el fondo algo hace
una lucha por surgir
un último, perpétuo esfuerzo
por volver y es el horror
saber y quedarse estático,
intuir desde acá
esa injusta batalla terminada
donde los gritos
miles de gritos
se debaten entre las fibras
entre las notas digitales
magnéticas, vinílicas
se deshacen infinítamente,
enterradas tantísimas voces
en ese bellísimo pozo
tan perfectamente terminado
tan dulcemente escuchado.

Un hermoso mausoléo
lleno de ignorantes muertos
lleno de muertos inocentes
tan desinformados
tan ajenos a su muerte,
en su constante intento por saber
porque así, porque ya no
hay más vida
fuera de su canción.

Dream time

Como el que sabe
que está en presencia
de lo divino
me postro.

El aire es una carga
en los andadores,
el incienso y el smog.

Pero ya antes,
con toda la angustia
del pie en el freno
supe, que esto
ya no es mío
esto ya está
finalmente
fuera de mí.

Solo me corresponde
contarlo, de tarde en tarde
subirlo a una urna
incendiarlo
verlo guarecérse
en una lágrima.

Y olvidar.