Sin vocación de historiador

Esta búsqueda de la felicidad,
esta realización meticulosa,
de miles de bienes y aspiraciones
logra gradualmente extraviarnos,dividirnos.

Tantas luchas, todas urgentes.


Con esta premura, inevitablemente,
por error o por pasión
terminaremos confundiendo bandos,
todo hoy es una doctrina nueva,
feroz y recelosa
y estamos dejando
a nuestro escepticismo
volverse peligrosamente crédulo.


Los nuevos dogmas están casi listos.
Ya hay filas de mártires y verdugos,
solo falta esperar a saber,

de que lado de la línea terminamos.






Comments

Popular posts from this blog

Cansancios

Desobediencia

Lector y escritor se desploman al finalizar la lectura